Indícanos tus datos y buscaremos las mejores tarifas para ti.
Inicio » Estas son las averías más caras y frecuentes en un coche

Estas son las averías más caras y frecuentes en un coche

averias coche

Que nuestro coche sufra incidencias y averías que nos obliguen a pasar por el taller es algo inevitable. No obstante, aunque en muchos casos se trate de problemas derivados de siniestros o accidentes, existen otras situaciones en las que estas reparaciones tan necesarias podrían haberse evitado de no haber descuidado el mantenimiento de nuestro automóvil.

Hoy te traemos un listado de las averías más caras y más frecuentes de un automóvil, así como la forma de evitarlas para ahorrarte dinero y problemas cuando menos te los esperas.

¿Qué averías son más caras?

Dependiendo de la parte de nuestro coche que resulte dañada, la reparación puede salirnos bastante cara (especialmente si es necesaria la sustitución de la pieza en cuestión).

Si quieres evitar pagar una cantidad demasiado elevada en tu taller, deberías evitar averías en los siguientes elementos de tu automóvil y no descuidar su mantenimiento.

Caja de cambios

Aunque suele ser una avería poco frecuente, en caso de que se rompa la caja de cambios tendremos que desembolsar una importante cantidad de dinero en nuestro taller de confianza para arreglarla. Este importe aumentará considerablemente en caso de que sea necesario sustituirla por una caja de cambios nueva.

Una avería en la caja de cambios de nuestro automóvil puede costarnos entre 500 o 1.500 euros en caso de reparación, o hasta 3000 en caso de que haya que reemplazarla por completo. Esta cantidad siempre variará dependiendo del tipo y marca del vehículo.

Para evitar problemas en esta parte del coche es indispensable cambiar de marcha con cuidado y sin forzar, además de procurar no descuidar el mantenimiento de nuestro vehículo.

Correa de distribución

Otro de los mayores miedos de los conductores es una rotura en la correa de distribución. Esto se debe a que la rotura de esta parte del automóvil conlleva averías en otros elementos como pueden ser el motor o los pistones, el cigüeñal, la bomba de agua, etc.

¿Cómo podemos evitar una rotura en la correa de distribución que acabe dañando otras partes importantes en nuestro vehículo? Cambiándola cada 80.000 o 100.000 kilómetros o cada 3-4 años, según las condiciones que establezca el propio fabricante del automóvil.

Un cambio de correa a tiempo cuesta alrededor de 500 euros, mientras que en caso de rotura hablamos de una reparación que puede ascender a los 2.000. Claramente, nos compensa prestar atención al estado de esta parte tan fundamental de nuestro coche.

Turbo

El turbo es la parte del coche que permite comprimir el aire que entra en el motor, enviando más oxígeno para aumentar la combustión y, con ello, la potencia.

Si conducimos revolucionando demasiado el motor o con un exceso de temperatura, si este no está bien engrasado o si abundan las impurezas en el aceite de nuestro coche, podemos provocar averías en el turbo que nos resultarán especialmente caras: hablamos de importes que se sitúan entre los 1.000 y los 5.000 euros, según el modelo del automóvil, lo que lo convierte en la avería más cara a la que podemos enfrentarnos.

¿Qué averías son las más frecuentes?

Además de los siempre inoportunos pinchazos en los neumáticos o los daños y arañazos en la carrocería, hay otro tipo de averías bastante frecuentes que suelen tener lugar en elementos internos de nuestro vehículo.

Por suerte, este tipo de averías, aunque más frecuentes, suelen tener un coste bastante menor a las mencionadas anteriormente.

Chasis

Si la cobertura de nuestro automóvil tiene daños que son algo más que un arañazo, como es el caso de abolladuras o deformaciones leves, el coste del arreglo dependerá de las dimensiones de este tipo de deformaciones así como de su gravedad.

Por ejemplo, en el caso de las reparaciones más leves, el coste puede ir de 50 euros en adelante, mientras que de ser necesaria la sustitución de alguna pieza del chasis, el arreglo puede suponer hasta 1.000 euros.

Los daños en el chasis y la estructura de nuestro automóvil son los más frecuentes también en caso de colisión con otro vehículo o de accidente de tráfico. Si queremos estar cubiertos ante este tipo de incidencias, siempre podemos valorar el contratar un seguro de coche a todo riesgo que incluya el coste de reparación de daños propios.

Sistema eléctrico

Cada vez más partes del automóvil dependen del sistema eléctrico para funcionar correctamente: luces, cierre centralizado, sensores o radio son algunos de los elementos que pueden dejar de responder en caso de avería en el sistema eléctrico de nuestro coche.

Las reparaciones en este sistema eléctrico por suerte no suelen ser muy caras, aunque siempre dependerá de la parte averiada. No obstante, podemos situar el coste de estos fallos eléctricos desde los 25 euros en adelante, una cantidad relativamente económica en comparación con otro tipo de averías casi igual de frecuentes en automóviles.

Frenos

El sistema de frenos es otro de los elementos de nuestro coche que más suele exigir pasar por el taller. En concreto, las pastillas, los discos, o el sistema hidráulico son las piezas que acostumbran a fallar o desgastarse.

Lo más común es que se produzca un desgaste en las pastillas de freno. El cambio suele costar unos 200-250 euros en cualquier taller, precio que se elevará si el desgaste no se ha tratado a tiempo y ha pasado a afectar también a los discos.