Indícanos tus datos y buscaremos las mejores tarifas para ti.
Inicio » Cómo actuar en un accidente en carril bus

Cómo actuar en un accidente en carril bus

El carril bus o taxi es una vía de descongestión creada para mejorar la movilidad en las ciudades, en la que está vetada la circulación de vehículos privados. Pero, si en determinadas circunstancias ocupamos el carril bus y se produce un siniestro, ¿qué seguro de accidentes debe hacerse cargo?

Los carriles para bus y taxi se idearon para la circulación exclusiva de estos vehículos de transporte público, con el objetivo de facilitarles la realización de paradas y para evitar los grandes atascos. De esta manera, se potencia el uso del transporte público frente al vehículo privado y se crean nuevas formas de hacerle frente al problema de la contaminación que sufren las grandes ciudades.

Estos carriles son de uso exclusivo de buses y taxis, por lo que la circulación de coches particulares está prohibida, es motivo de infracción grave y supone una multa de 200 euros, según se indica en el Código de Tráfico y Seguridad Vial. Sin embargo, muchos conductores ven en los carriles buses una solución rápida a los embotellamientos, y suelen utilizarlo para avanzar en un atasco o para adelantar a otros vehículos.

Si, por alguna circunstancia, circulas por el carril bus-taxi y tienes un siniestro con otro vehículo privado, ¿quién tiene la culpa? ¿Y si el accidente se produce con el autobús? Vamos a analizar cómo actúan las coberturas del seguro de accidentes en uno y otro supuesto.

Si el otro vehículo es un autobús o un taxi

Si hemos realizado un giro para tomar otro carril, y hemos utilizado el carril bus o taxi para cambiar de vía, cortando el paso a un vehículo de transporte público que finalmente ha golpeado nuestro automóvil, nosotros tendremos la culpa del siniestro, ya que se respeta la prioridad de paso del vehículo que ya circulaba por el carril que hemos intentado ocupar, sea este un carril exclusivo o de tránsito normal.

Si el otro vehículo es un automóvil privado

Si el coche que nos golpea al ocupar el carril bus es otro vehículo privado, y no somos capaces de decidir de quién es la culpa del siniestro y, por lo tanto, qué seguro debe hacerse cargo de los daños, normalmente llamaremos a la policía local o guardia civil para que levanten atestado. Los agentes multarán al conductor que circulaba por el carril que no le correspondía, pero en el atestado se indicará que nuestra maniobra de ocupación del carril bus no ha sido correcta.

Cuando nuestra compañía aseguradora reciba el informe del siniestro, nos señalará como culpables de este, por lo que nuestra póliza tendrá que cubrir los daños causados al otro vehículo y/o a sus ocupantes, si los hubiera. El otro conductor solo tendrá que hacer frente a la sanción administrativa, y nuestra aseguradora tendrá que hacerse cargo a través de nuestro seguro de responsabilidad civil obligatoria, el más básico de los seguros que contemplan las pólizas a Terceros.

Además, si los daños se han producido en el transporte público o en sus ocupantes, nuestra compañía de seguros tendrá que abonar también la pérdida de ingresos, o lucro cesante, que le suponga a la compañía de taxis o de autobuses no poder utilizar ese vehículo mientras tengan que repararlo.

Nuestra póliza solo se hará cargo de los daños que hayamos podido causarle a nuestro coche si hemos contratado un seguro con la cobertura de daños propios, es decir, un seguro a Todo Riesgo o seguro a Todo Riesgo con franquicia. En este caso, la compañía también nos indemnizará conforme a lo que establezca la cobertura.